ESCUELA DE DOCTORADO

 
Tesis Doctorales de la Universidad de Alcalá
Más información
VALORACIÓN DE LA ENFERMEDAD POR REFLUJO GASTROESOFÁGICO (ERGE) EN EL PACIENTE OBESO MÓRBIDO PRE Y POST CIRUGÍA BARIÁTRICA
Autor/aPuerta Vicente, Ana
DepartamentoBiología de Sistemas
Director/aGarcía-Moreno Nisa, Francisca
Codirector/aPriego Jiménez, Pablo
Fecha de defensa19-09-2022
CalificaciónSin especificar
ProgramaCiencias de la Salud (RD 99/2011)
Mención internacionalNo
ResumenRESUMEN Introducción La obesidad está considerada hoy en día una epidemia global. La cirugía bariátrica es el único método que ha demostrado ser eficaz y obtener resultados más duraderos en el tratamiento de la obesidad mórbida y sus comorbilidades. La gastrectomía vertical laparoscópica es el procedimiento más empleado en la actualidad a nivel mundial. Ésta ha demostrado obtener buenos resultados a corto y medio plazo en términos de pérdida ponderal; sin embargo, su posible relación con el reflujo gastroesofágico (RGE) sigue siendo un punto controvertido, por lo que es esencial su estudio mediante pruebas objetivas. Objetivos Evaluar los efectos de la gastrectomía vertical laparoscópica (GVL) en la exposición ácida del esófago mediante métodos objetivos. Analizar los cambios manométricos esofágicos asociados a la GVL y estudiar la posible correlación de los datos obtenidos en las pruebas funcionales con la presencia de clínica de ERGE. Pacientes y métodos Realizamos un estudio observacional prospectivo que incluía 33 pacientes diagnosticados de obesidad mórbida y sometidos a GVL en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid entre los años 2019 y 2020. En todos los pacientes se analizó la presencia de RGE antes y a los 6 meses de la intervención quirúrgica mediante métodos subjetivos (valoración clínica a través del cuestionario GERD - HRQL) y objetivos (manometría esofágica y pHmetría de 24h). Resultados La mediana de IMC prequirúrgico fue de 45,03 Kg/m2 con una mediana de %EIMCP a los 6 meses del 58,1% (RIQ 47,09 – 69,69 %). Todos los parámetros clínicos evaluados en el cuestionario GERD - HRQL empeoraron a los 6 meses de la intervención, con un aumento de la puntuación total de 2,94 puntos a 6,76 tras la cirugía (IC 95%: 1,045 – 6,59; p: 0,008). Anatómicamente se objetivó el acortamiento de la porción intraabdominal de la unión esofagogástrica (-0,41 cm ; IC 95% : -0,75 ; -0,07) (p:0,01). A nivel manométrico se identificó un descenso medio de -5,7mmHg en la presión media de reposo del esfínter esofágico inferior (EEI) (IC 95%: -10,4 ; -1) (p:0,01). El análisis pHmétrico demostró un aumento medio del número total de episodios de RGE en 9,27 hasta situarse en 87,9 a los 6 meses de la GVL (p:0,4); un incremento medio en el TEA del 2,82% (3,5 vs 7,9% postquirúrgico), con aumento estadísticamente significativo del TEA en decúbito supino (incremento medio del 6,63% ; TEA en supino a los 6 meses de la cirugía 8,57% vs 1,94% preoperatorio) (p:0,02). También se objetivó un aumento medio en el índice DeMeester de 14,21 hasta los 28,5 puntos tras la GVL (p:0,001). El 27,2% de pacientes presentaban ERGE silente preoperatorio. Conclusiones Se identifica una asociación objetiva entre GVL y ERGE, con incremento de los principales parámetros de exposición ácida del esófago (TEA, índice DeMeester y número total de episodios de RGE) a los 6 meses de la intervención, otorgando carácter refluxógeno a dicha técnica quirúrgica. Podrían actuar como mecanismos favorecedores del RGE postquirúrgico el acortamiento de la porción intraabdominal de la UEG y el descenso de la presión basal del EEI.