ESCUELA DE DOCTORADO

 
Tesis Doctorales de la Universidad de Alcalá
Más información
DESTRUCCIÓN Y RECUPERACIÓN DEL PATRIMONIO ARTÍSTICO Y RELIGIOSO DE CUENCA (1931-1956)
Autor/aCortijo Artiaga, Pablo
DepartamentoHistoria y Filosofía
Director/aMoral Roncal, Antonio Manuel
Codirector/aLlull Peñalba, Josué
Fecha de defensa04/12/2019
CalificaciónSobresaliente Cum Laude
ProgramaHistoria, Cultura y Pensamiento (RD 99/2011)
Mención internacionalNo
ResumenNuestra tesis se ha centrado entre el periodo de la proclamación de la Segunda República (1931) y el primer franquismo (década de los cincuenta) en la ciudad de Cuenca. Una de las principales características que encontramos en esta época es el problema de la cuestión religiosa, fruto de las primeras medidas del nuevo régimen republicano, es decir, la separación Iglesia-Estado. Pues a los pocos días de la proclamación, las revueltas de trabajadores en el primer día de mayo provocaron otro fenómeno para mayor crispación de la Iglesia: la quema de conventos, empezando en Madrid y extendiéndose por el Levante y Andalucía. Por estas líneas llegamos al centro de nuestro trabajo, Cuenca, ciudad que permaneció prácticamente en calma y ajena a todos estos acontecimientos que se vinieron sucediendo en el resto del país. No podemos descartar que no hubiera hechos aislados de concejales en contra de la Iglesia conquense, pero no llegaron al alcance de otras capitales. Sin embargo, tras las elecciones de febrero de 1936 y la llegada al poder del Frente Popular del estado de tranquilidad se pasó a los enfrentamientos. El más destacado fue el ataque al convento de los Padres Paúles en mayo de ese mismo año. El comienzo de la Guerra Civil trajo a Cuenca el odio y la muerte entre convecinos, destacando, en agosto, la del Obispo de la Diócesis Cruz Laplana y su secretario Fernando Español, brutalmente fusilados a las afueras de la ciudad. Pero no solo la muerte de personas, especialmente religiosas, sino que se acabó con la imaginería procesional que enriquecía la Semana Santa de Cuenca, famosa ya en aquellos años por su transcendencia turística. Se destruyeron iglesias enteras y con ellas su patrimonio artístico y religioso. El final de la guerra y el nuevo ideario nacionalcatolicista de Franco favoreció a la recuperación patrimonial religiosa, sobre todo de la imaginería procesional de la ciudad, hasta el punto de poder contar con obras de escultores de gran renombre en aquella época, como, por ejemplo, el conquense Luis Marco Pérez; Federico Coullaut-Valera, quien también trabajó para los círculos más cercanos del dictador; o José Capuz Mamano, entre otros. Gracias a la recuperación del patrimonio religioso, que con creces mejoró lo que existió antes de la guerra, la Semana Santa de Cuenca se declaró Fiesta de Interés Turístico Internacional. Pero también entran en valor otras características y peculiaridades por las que apostamos por la importancia de esta fiesta como manifestación de patrimonio inmaterial.