ESCUELA DE DOCTORADO

 
Tesis Doctorales de la Universidad de Alcalá
Más información
RELACIÓN DE LA MALOCLUSIÓN CON LOS HÁBITOS DE SUCCIÓN NUTRITIVOS Y NO NUTRITIVOS
Autor/aBaima Moscardo, Maria Fernanda
DepartamentoBiología de Sistemas
Director/aAsúnsolo del Barco, Ángel
Fecha de defensa11/11/2019
CalificaciónSobresaliente Cum Laude
ProgramaCiencias de la Salud (RD 99/2011)
Mención internacionalNo
ResumenEl propósito de este estudio es averiguar si los hábitos de succión, nutritivos y no nutritivos, influyen sobre el crecimiento y desarrollo de los maxilares, y por lo tanto, son factores de riesgo para el desarrollo de una maloclusión,posición lingual, tipo de respiración y patrón de crecimiento de cada paciente, cumplimentando el cuestionario de las variables a estudiar. Con los resultados obtenidos se realizó un análisis estadístico de las diferentes variables, obteniendo que el uso del chupete más de 24 meses fue 4 veces más frecuente en la mordida cruzada, la respiración oral fue 3 veces más frecuente en la mordida cruzada y la deglución atípica fue 32 veces más frecuente en los pacientes con mordida abierta. Este trabajo se centrará en tres tipos de maloclusión: la mordida cruzada, la mordida abierta y la sobremordida aumentada. Se obtuvo una muestra de 80 pacientes de 3 a 17 años. Todos los padres de los pacientes fueron debidamente informados del estudio a realizar y cumplimentaron consentimiento informado y cuestionario con preguntas sobre el tipo y duración de hábitos de succión nutritiva y no nutritiva. El investigador, mediante unas fotografías intraorales y extraorales, valoró en clínica el tipo de maloclusión, posición lingual, tipo de respiración y patrón de crecimiento de cada paciente, cumplimentando el cuestionario de las variables a estudiar. Con los resultados obtenidos se realizó un análisis estadístico de las diferentes ariables, obteniendo que el uso del chupete más de 24 meses fue 4 veces más frecuente en la mordida cruzada, la respiración oral fue 3 veces más frecuente en la mordida cruzada y la deglución atípica fue 32 veces más frecuente en los pacientes con mordida abierta.