ESCUELA DE DOCTORADO

 
Tesis Doctorales de la Universidad de Alcalá
Más información
IMPLANTACIÓN DE UNA UNIDAD DE PREVENCIÓN DE CAÍDAS Y FRACTURAS EN UN ÁREA SANITARIA
Autor/aBartolome Martin, Irene
DepartamentoBiología de Sistemas
Director/aRodríguez Solís, Juan
Fecha de defensa27/06/2019
CalificaciónSobresaliente Cum Laude
ProgramaCiencias de la Salud (RD 99/2011)
Mención internacionalNo
ResumenEl síndrome de caídas tiene una alta prevalencia en las personas mayores, es de etiología múltiple y compromete la capacidad funcional. La incidencia anual de caídas se sitúa en el 25% entre los 65-75 años y el 45% en los mayores de 75. Las Unidades de Prevención de Caídas y Fracturas (UPCF) son recursos donde se realiza una evaluación e intervención multidisciplinar en los sujetos con alto riesgo de caídas. Material y métodos: Se realizó un estudio en dos niveles. Nivel 1, estudio cuasi experimental con intervención educativa a personal sanitario e impacto poblacional. En este nivel se intervino en tres Centros de Salud (CS) y tres Centros Socio Sanitarios (CSS). Nivel 2, estudio cuasi experimental de intervención multidisciplinar a la muestra de pacientes remitida para valoración por fragilidad y riesgo de caídas desde los CS y CSS de intervención. En este nivel se recogieron parámetros clínicos y analíticos relacionados con función física y cognitiva. Resultados: Nivel 1: Intervención comunitaria. En el área de los CS de intervención se redujo el número de fracturas de fémur proximal un 23,3%, mientras que en los CS donde no se intervino, aumentó un 23,4%. En los CSS de intervención se redujo la incidencia de caídas un 20,5%. Nivel 2: Intervención individual. De los 149 sujetos derivados a la UPCF, 87 fueron incluidos siguiendo los criterios de elegibilidad. Edad media 85,18 años, 63.2% mujeres. A todos los sujetos se le ofertó participar en un programa de ejercicio multicomponente grupal dirigido como parte de la intervención multidisciplinar. 59 realizaron el programa de entrenamiento, observándose una importante mejoría funcional y cognitiva y disminuyendo el número de caídas y de visitas a urgencias. Tras terminar el programa grupal de entrenamiento, se prescribió ejercicio físico de forma individualizada a todos los sujetos. A los tres meses, 41 de los 59 sujetos habían seguido la prescripción. A los seis meses 34 mantenían el ejercicio prescrito. Los datos muestran que aquellos que realizaban el ejercicio mantenían la situación funcional y cognitiva alcanzada tras la intervención y la reducción en el número de caídas, ingresos y visitas a Urgencias, pero los que no siguieron la prescripción habían perdido toda la mejoría funcional alcanzada, aunque mantenían la cognitiva. Conclusion: Los resultados de este estudio sugieren que la implantación de una Unidad de Prevención de Caídas y Fracturas que desarrolle una intervención como la descrita en este trabajo, mejora la situación cognitiva, el estado de ánimo y la situación funcional, revierte la fragilidad y disminuye el número de caídas y eventos adversos de salud de los sujetos sobre los que interviene. A nivel comunitario parece que se reduce el número de fracturas de fémur proximal en el área de influencia, pero se necesitarían nuevos trabajos para confirmar este punto.