ESCUELA DE DOCTORADO

 
Tesis Doctorales de la Universidad de Alcalá
Más información
COMPARACIÓN DE LA EFICACIA DEL ESTIRAMIENTO CON SPRAY Y EL ESTIRAMIENTO MIOTENSIVO COMO TÉCNICAS ASOCIADAS A LA PUNCIÓN SECA PARA PALIAR EL DOLOR POSTPUNCIÓN Y RESOLVER EL CUADRO CLÍNICO A CORTO PLAZO DE PUNTOS GATILLO ACTIVOS EN EL EXTENSOR RADIAL CORTO DEL CARPO EN PACIENTES CON EPICONDILALGIA
Autor/aMartinez Lozano, Pedro
DepartamentoEnfermería y Fisioterapia
Director/aPecos Martín, Daniel
Fecha de defensa07/09/2017
CalificaciónSobresaliente Cum Laude
ProgramaDoctorado en Fisioterapia Manual (RD 1393/2007)
Mención internacionalNo
ResumenEl síndrome de dolor miofascial describe toda una serie de síntomas y signos clínicos provocados por la presencia de puntos gatillo miofasciales alojados en bandas tensas en el músculo esquelético. Para la eliminación de los puntos gatillo causantes de dolor y disfunción la punción seca es técnica de elección por su fiabilidad en la obtención de la respuesta de espasmo local, clave en el éxito del tratamiento. Sin embargo, el tratamiento con punción seca lleva aparejado un desagradable efecto secundario, el dolor postpunción. Es particularmente importante tratar de controlar el dolor postpunción, ya que influye directamente en la adherencia del paciente al tratamiento. En este trabajo estudiamos el efecto que una técnica de estiramiento con spray frio o de estiramiento miotensivo puedan tener en el manejo del dolor postpunción. Para ello elegimos el músculo extensor radial corto del carpo, el músculo que se ha visto afectado de puntos gatillo con mayor prevalencia en pacientes aquejados de epicondilalgia lateral. Realizamos un ensayo clínico con tres grupos de tratamiento con sujetos aquejados de puntos gatillo en el músculo extensor radial corto del carpo a los que se les practicaba punción seca sobre dicho músculo. A un grupo se le realizó un estiramiento con spray frío, a otro grupo estiramiento miotensivo y al tercer grupo no se le realizó tratamiento adicional. El seguimiento a las 6, 12, 24, 48 y 72 horas tras la intervención demostró que ambos tratamientos de estiramiento tenían un efecto positivo sobre el dolor postpunción medido mediante escala visual analógica, mostrando niveles de dolor y duración del dolor menores que el grupo que sólo recibió la punción seca. Ninguno de los tratamientos tuvo mayor incidencia en la evolución de la patología a corto plazo, que fue positiva en todos los casos medida tras una semana de la intervención mediante diferentes variables.